Jornada 4: Demoños 1 Partizan Belako 3 – Homenaje a Trapattoni

Jornada 4: Demoños 1 Partizan Belako 3 – Homenaje a Trapattoni

En el fútbol hay muchas formas de ganar. Se puede intentar jugar como el Barça y el Arsenal, con triangulaciones, desmarques y creatividad, y también se puede hacerlo con la conocida táctica del autobús: esto es, defendiendo duro, sin complejos caparrosianos, achicando balones y esperando a encontrar premio en algún contragolpe. Eso fue lo que hizo el sábado el Partizan de Belako en Lamiako, donde superó (1-3) al Demoños, un equipo correoso y combativo, en un partido que resultó ser todo un homenaje a la escuela defensiva de Trapattoni.

El partido empezó bien para los de Mungia, que sin embargo llegaron con varias bajas de importancia. David, que volvía después de varias semanas sometiéndose a una preparación específica, hacía circular la pelota con fluidez en un equipo que, sobre todo, ha hecho de la solidez defensiva una de sus señas de identidad. Así, apenas habían transcurrido 5 minutos cuando Dani culminó una buena jugada de Bilbo. Poco después, fue David el que robó un balón, se plantó en campo contrario y soltó un zapatazo que hizo saltar de sus asientos al numeroso público de Lamiako. La afición empezó entonces a corear su nombre, mientras en las gradas las comparaciones se sucedían. “Este si que es bueno y no Arki, Aritz y Astor, que son más malos que pegar a un padre”, decía un aficionado.

Parecía que iba a ser un partido cómodo. Pero fue sólo un espejismo. Poco después llegó el gol del Demoños tras una pérdida de balón y el equipo local comenzó entonces el asedio sobre la portería de Gari, que volvió a demostrar su categoría bajo palos. La segunda parte transcurrió de forma similar. El Demoños atacaba y el Partizan, bastante fundido, defendía con todos; desde Unaitxu y Samel, en la primera línea de defensa, hasta Egoitzito, que presionaba la salida del balón. En medio del asedio, con los ánimos empezando a calentarse, Dani tuvo una oportunidad clarísima después de una nueva jugada de Bilbo. Incomprensiblemente, la falló a puerta vacía. Juak, que sigue el proceso de recuperación más largo de la historia por un esguince de tobillo, se lamentaba en la grada -¿por qué? ¿por qué?, gritaba- y Samel no se podía creer lo que acababa de ver. La tranquilidad no llegó hasta que Dani, esta vez sí, consiguió marcar el tercero, tras asistencia de Bilbo.

El Partizan, finalmente, consiguió con buenas dosis de sufrimiento una nueva victoria alargando su impecable comienzo de temporada.

CONVOCATORIA: Gari, Samel, Dive, Unai, Bilbo, Egoitz, Dani

About the Author